Sigiriya

20160915_182653Después de un largo día visitando Kandy y las cuevas de Dambulla, llegamos a Sigiriya ya de noche en busca de un hotel cercano a la roca, para poder descansar y despertar temprano.

Y ese es el principal consejo para quien visita Sigiriya: subir temprano por la mañana! Las altas temperaturas que se hacen sentir hace imprescindible evitar las horas de más calor. Además, hay que proteger la cabeza, usar protector solar, e ir bien surtido de agua. No es una subida del todo difícil, pero el calor puede causar mareos innecesarios si vamos bien preparados!

Sigiriya es una de las imágenes mas fotografiadas de Sri Lanka, y una de sus principales atracciones turísticas. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1982 y recibe cada día la visita de miles de turistas y locales. La entrada cuesta 4450 LKR por persona (cerca de 22€) para los turistas. Los locales la pueden visitar por muy poco.

Nada más entrar y acercándonos a la roca, pasamos por los Jardines del Agua, donde se encuentran una serie de piscinas artificiales simétricas a ambos lados. No nos detuvimos demasiado ya que el objetivo era subir lo mas temprano posible.20160916_082729

A unos 10 minutos de iniciar la subida a la roca se llega a uno de los puntos artísticos más valorados de Sigiriya: la galería de las doncellas. Unas escaleras en caracol conducen a una roca protegida del sol donde se encuentran unos frescos que representan mujeres con tocados en la cabeza y joyas adornando su cuello y sus brazos, y que portan ofrendas florales. No esta permitido hacer fotografías y la única imagen que logramos “robar” fue la que colgamos. Pero no enseña ni de lejos la belleza de este lugar histórico!

Seguimos subiendo por las escarpada roca en senderos estrechos y poco aconsejables a quien padezca de vértigo. Hasta llegar a una zona de descanso que sabe a gloria! Ideal para recuperar fuerzas, beber mucha agua y prepararse para el ultimo tramo de subida por unas escaleras muy estrechas.

Aquí podemos apreciar dos grandes y pesadas garras de león flanqueando la subida definitiva a la cima de Sigiriya. Estas grandes zarpas datan del siglo V y, originalmente, hacían parte de un león tallado en la roca por el cual se podía subir a su cima. Hoy en día solo quedan las zarpas y una rudimentaria escalera de metal donde se encuentran verdaderos atascos entre la gente que sube y que baja.

Y entonces llegamos a la cima, donde todo el mundo ansia llegar!

Arriba poco queda de lo que habrá sido una fortaleza real o un lugar de culto. Los restos que quedan poco invitan a la imaginación. Lo que sin duda te deja de piedra son las vistas panorámicas de 360 grados de la naturaleza virgen que encierra este país. Selvas cerradas que esconden elefantes, leopardos y otras criaturas.

Nos detuvimos un buen rato disfrutando de estas vistas y de la fantástica sensación de compartir algo tan increíble juntos. Sri Lanka nos enamoró y Sigiriya fue sin duda uno de los momentazos del viaje!

La bajada se hace más rápida, quizás porque uno ya “conoce” el camino. En una media hora ya estábamos de nuevo a los pies de esta fantástica roca. Tardamos un total de 4 horas para toda la visita, eso si, la hicimos sin prisas, disfrutando cada momento y grabando cada paisaje en nuestras retinas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s