Parques de Nueva York

Nueva York es una ciudad con muchas zonas verdes. No es difícil encontrar alguno entre los muchos rascacielos, esperando regalar a sus visitantes algo de paz y un lugar donde relajarse. Os hablaremos de los que para nosotros son los tres más importantes y que más nos han gustado.

Central Park

El pulmón de la ciudad, Central Park, tiene 341 hectáreas de zonas verdes, lagos, puentes y rincones que tenemos todos bien presente en la memoria de haberlo visto en alguna película o serie. Es un parque gigantesco, donde se pueden hacer muchísimas actividades, sobretodo cuando las temperaturas son agradables e invitan a tumbarse en el césped o pasear en bicicleta.

20180810_120534

Nosotros salimos un día bien temprano por la mañana, alquilamos unas bicicletas y nos propusimos a recorrerlo de punta a punta. Para alquilar bicicletas no lo tendréis muy difícil, en las calles circundantes hay mucha gente ofreciendo muy buenas tarifas, nosotros las alquilamos todo el día a 20$ por persona.

Circular en bicicleta por Central Park os dará la oportunidad de recoger todo el parque en menos tiempo, ya que caminando, al ser tan grande, seguramente se tardarían muchas horas. Eso si, en bicicleta no se puede circular por todos lados, apenas por donde está señalizado y en un único sentido. Nosotros fuimos haciendo tramos en bicicleta y a veces la aparcábamos para caminar a algún sitio o simplemente descansar.

20180810_132923De los varios rincones que hay en este parque el más famoso es, sin duda, Strawberry Fields, el homenaje de Central Park a John Lennon. Se encuentra frente al edificio Dakota, donde el músico murió asesinado, y lleva el nombre de una de sus canciones (Strawberry Fields Forever). En el suelo hay un famoso mosaico donde se lee Imagine y donde suele haber músicos tocando canciones de The Beatles. Lo más difícil sera acercaros a hacer fotos entre los miles de turistas que ahí se concentran cada día.

Bonitos estanques, parques de atracciones, puentes, fuentes, cafeterías y paseos arbolados. Hasta una piscina pública y gratuita se puede encontrar en Central Park. Es sin duda un mundo verde en medio de una ciudad tan gigantesca como Nueva York. Y lo mejor es dedicarle una mañana, o incluso un día entero si tenéis tiempo. En bicicleta, caminando, haciendo un picnic, tenéis planazo para disfrutar un icono mundial!

Bryant Park

Para nosotros Bryant Park es un autentico oasis en la caótica Manhattan. La posibilidad de tumbarte en el césped mirando a los rascacielos y refugiarte en la tranquilidad que transmite este lugar, es como si se parara el tiempo, cosa casi imposible cuando piensas en una ciudad como Nueva York!

20180823_145009

Y es que este pequeño parque, comparado con otros en la ciudad, tiene un sin fin de actividades disponibles para quien lo visita. En el centro del parque un gran césped que invita a tumbarse para relajarse o hacer un picnic y a su alrededor un gran numero de mesas y sillas donde muchos locales aprovechan para comer en sus cortas pausas del trabajo. Hay varios puestos de comida y café, tanto en el parque como en las calles cercanas.

También podéis encontrar una zona de juegos de mesa: ajedrez, ping pong, etc, y otra zona de lectura con periódicos y libros que podéis tomar prestado sin ningún problema.

En Agosto había también un programa de actividades al aire libre que incluía cine, clases de yoga, baile y tai-chi. Una oportunidad única, por la cantidad de gente culturalmente distinta que se junta y por lo increíble que es vivir una experiencia así en pleno corazón de una ciudad tan ruidosa como Nueva York.

Y el dato más curioso es su baño público! No dudéis que será el mejor baño que encontrareis en toda la ciudad. Limpio, cuidado, y con personal permanente asegurándose que nada falta. Incluso hay flores y está perfumado! La mejor opción si estáis caminando por esta zona!

High Line

Original, esa es la mejor palabra para describir el High Line, un parque en el barrio de Chelsea que no podéis dejar de visitar! Está construido sobre una antigua vía de tren elevada, que fue recuperada para convertirla en un parque sorprendente abierto a todo el mundo.

Tiene 2,3 km de largo y está al oeste de Manhattan, junto al río Hudson. Se fue construyendo por tramos, entre 2006 y 2014, así que es relativamente reciente. La iniciativa partió de un grupo de vecinos del barrio de Chelsea, que querían convertir una vieja linea de tren en algo que todos pudieron disfrutar, y la mejor opción fue un parque!

Al ser tan largo existen diferentes accesos por escaleras y ascensores. Nosotros lo empezamos al sur, en Gansevoort Street, cerca del mercado de Chelsea. Lo recorrimos en aproximadamente 1 hora, parando para hacer fotos y resguardarnos de la lluvia que nos pilló!

A lo largo de la High Line os encontraréis varias tumbonas y sillas para relajarse y tomar el sol. Hay puestos de comida y de ropa, artistas callejeros y músicos. La vegetación es abundante con diferentes plantas, arbustos y arboles que en muchos tramos esconden las antiguas vías del tren. Las vistas de la ciudad desde arriba son únicas, un oasis verde justo encima de ruidosas y movidas calles. No os lo podéis perder al visitar Nueva York!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s