Frankfurt

Nuestro primero viaje juntos fue una escapada de 2 días a Frankfurt, un fin de semana corto pero intenso! Es una ciudad de contrastes con su barrio moderno y su centro histórico.

La forma más fácil de llegar al centro desde el aeropuerto es el tren – S-Bahn – líneas S8 y S9. La estación central de la ciudad – Frankfurt Hauptbahnhof – está a tan solo unos 15 minutos y cuesta 4,65€ por persona. Nuestro hotel estaba a 10 minutos caminando de la estación central así que genial!

20160422_215938

Lo mejor para empezar la noche de viernes es salir por el barrio de Sachsenhausen, a sur del río Meno. Está lleno de bares y restaurantes, ideales para tomar unas cervezas, comer algo típico alemán y mirar un partido de fútbol.

20160423_154438

El sábado nos despertamos temprano y empezamos a caminar. Del hotel a la catedral tardamos unos 15 minutos y ahí empezamos nuestro recogido del centro histórico. A tan solo dos manzanas esta la Plaza Römerberg, importante por la arquitectura de los edificios que la circundan, con la Fuente de la Justicia al centro. Uno de los edificios de la plaza es el famoso ayuntamiento – Römer. El Museo de Historia está muy cerca y te ayuda a conocer mejor la historia de la ciudad.

20160424_130041

Por la noche hay que cruzar uno de los puentes del río Meno para hacer la foto de postal de la vista nocturna de la ciudad. Es verdaderamente increíble! Y una vez más estamos por el barrio de Sachsenhausen, lo recogemos tranquilamente y volvemos a cenar en una de las tabernas de la zona.

20160422_213201

Domingo nos dedicamos a visitar el distrito financiero y sus rascacielos. La visita obligatoria en esta zona es la Main Tower, a sus 200 metros de altura se pueden disfrutar unas vistas increíbles de toda la ciudad. Para evitar largas colas os recomendamos comprar las entradas online con antelación – 7,50€ por persona. Pero atención a la época, porque el mal tiempo puede hacer que la cierren y no se pueda subir!

20160423_161525

Seguimos después para el centro y recogemos la avenida Zeil, la calle comercial de la ciudad, y con un centro comercial de arquitectura moderna y fascinante. Por la zona hay varias opciones para comer.

Y así se acaba el finde, nos toca coger la maleta en el hotel y volver al aeropuerto para regresar.